miércoles, 23 de febrero de 2011

Floren: El forofo que todos llevamos dentro.

Ahí está, de pie en el palco, brazos al cielo, él solito. Y la peña mirándole... flipando. Todo un presidente del Real Madrid en plan cheerleaders en el palco del Olimpic de Lyon. Para la historia queda.

Y la verdad, la ocasión lo merecía. Seis años, seis, cayendo en octavos de la Champions (gracias a él principalmente). Gol de su protegido, Karím Empané Benzemá, el hombre que vino en vez de Villa porque así lo quiso su ilustrísima, el presidente Florentino, que fué personalmente a su casa, a convencerlo... vivir para ver.

Y el Madrid, con esa camiseta que le empuja siempre hacia delante, fué capaz de sobreponerse a la maldición del O. de Lyon, o casi. Dos tiros a los palos, un arbitraje sibilino, que no enseñaba tarjetas a los gabachos cuando cortaban contragolpes claros del Madrid pero si a Di María por desplazar un balón. Con un penalti de esos tan claros y con dos árbitos tan cerca, que te hacen dudar de su imparcialidad y de la madre que parió al que manda en Uefa... vamos, como en España con la federación de Villar.

¿Maldición? no creo en maldiciones, pero haberlas, haylas. El año pasado golazo de ellos en la ida desde 40 metros (jamás lo repetirá). En la vuelta, Cristiano nos pone 1-0 y a los 5 minutos el Pipa Higuain remata solo a puerta vacía para cerrar el partido. Pero el balón se va al palo y se sale. Mil oportunidades mas, y en la segunda parte, gol del Lyón y el Madrid pa´casa.

Veremos a ver si este año vencemos la maldición, para eso vino Mou. Bueno, para eso y para ganarle al Barca... mal vamos.

2 comentarios:

  1. Pobrecito Floren... que sí, que el presidente debe ser impasible en el Palco, pero ¿a que todos dimos un salto y grito (o algunos más) cuando marcó Benzemá? (seguro que algunos incluso se pusieron a gritar por el balcón de su casa, jejeje :-)

    Por todo ello, vamos a mirarlo con guasa con los brazos en alto,y vamos a perdonarle por esta vez, que él es de los que controlan bien el tipo... no me quiero acordar del esperpento que fue primero vicepresidente y luego presidente del Barça... ¡nada que ver!..

    ResponderEliminar